Monfragüe: ¿parque nacional o parque para la caza?

Nuestra co-portavoz Chusa Barrantes escribió a finales de diciembre de 2019 este artículo para El Salto Extremadura. Lo compartimos aquí por si te lo habías perdido. 

“Estamos a las puertas de 2020 y es el año en el que la caza dejará de ser legal en el Parque Nacional de Monfragüe tal como prevé la Ley de Parques Nacionales. Es por ello que desde Fedexcaza y la Fundación Artemisan, que promueve la investigación cinegética, están en campaña para lograr que no se lleve a efecto. Ya desde el 2017 llevan lanzando mensajes pesimistas a la sociedad apoyados en supuestos estudios a los que no han dado acceso y que justifican como “imprescindible” la caza en el P.N. de Monfragüe, según ellos, “por razones socioeconómicas como para garantizar la propia sostenibilidad medioambiental del espacio”, como comunicaron el pasado 14 de diciembre en la prensa regional extremeña.

Los parques nacionales son espacios protegidos dentro de un territorio que se caracterizan por haber sido poco o nada transformados por la acción humana para así preservar el equilibrio de un ecosistema que resulte representativo y que necesitamos proteger por la singularidad de su flora, fauna y formaciones geomorfológicas.

Tal y como se entiende la caza a día de hoy, una caza organizada y de ocio, podemos considerarla, sin lugar a dudas, como acción humana. Y añadiendo a esto un contexto de cambio climático donde las condiciones ecosistémicas se ven alteradas y los estudios pertinentes, incluso esos a los que nos podemos acceder, no pueden interpretarse sin un debido enfoque de crisis climática.

Uno de los argumentos que utilizan los cazadores para justificar la caza es la despoblación

Parque nacional de Monfragüe en ExtremaduraDe modo que si los datos muestran una alta tasa de población de ungulados tendremos que preguntarnos el porqué de esto, desde un análisis del equilibrio del ecosistema y estudiando las causas externas por las que se ve afectado. Dicho de otro modo, y antes de disparar flechas o balas (o matar de cualquiera de las múltiples formas de matar a un animal sano), tendremos que cuestionarnos qué hemos hecho mal para que el entorno natural esté en desequilibrio cuando se supone que es un ecosistema que estamos dejando que se gestione y se equilibre de forma natural.

Según la versión cinegética, la superpoblación, por ejemplo de jabalís, hace que proliferen enfermedades, ocurran accidentes de tráfico y otra serie de problemas que nunca aparecen detallados y quedan a la imaginación de quien lee. La segunda justificación para ver satisfecho su deseo y petición para cazar se basa en el informe “Parques Nacionales de Monfragüe y Cabañeros: informe sobre la situación socioeconómica”, elaborado en 2018 por varios profesores de Universidad de Extremadura y de Castilla La Mancha, cuyos investigadores no son mencionados, y que nos advierte con datos de que los 14 municipios del entorno del Parque Nacional de Monfragüe han perdido un 2% de su población en los últimos 10 años, a lo que se suma el descenso de la renta familiar disponible en todos los pueblos de la zona y un aumento del 82% del número de parados. Leyéndolo, una puede deducir: “menor población, más empobrecimiento y alta pasa de parados. Solución: caza”.

El sector cinegético idolatra unos datos más que cuestionables a la espera de que el dios todopoderoso del PSOE les conceda sus deseos

En primer lugar, y perdonen mi mala ironía, la pérdida de población no es un fenómeno exclusivo de los municipios del entorno del Parque Nacional Monfragüe, sino un común problema en toda nuestra región. Si vamos a solucionar el problema de la despoblación con una repoblación de “cazadores findesemaneros” en los núcleos rurales despoblados que “Dios nos coja confesadas” en el sentido más literal y original de la expresión, porque si ya tenemos armados hasta las trancas nuestro pueblos, pues, hala, armémolos más y justifiquémoslo como fundamento para aumentar la población. Además, según podemos deducir de estos datos, la fórmula magistral para acabar con el paro en la zona sería la caza y toda la actividad relacionada con ella. El pensamiento mágico del sector cinegético es comparable al pensamiento mágico de la caverna: idolatran unos datos más que cuestionables a la espera de que el dios todopoderoso del PSOE les conceda sus deseos.

La intensificación de la gestión cinegética es la que propicia, en buena medida, mediante sueltas, alimentación suplementaria o instalaciones de vallados cinegéticos, una sobrepoblación excesiva de una parte de esas especies con sus consecuentes efectos secundarios

Pero pongámonos serias: ¿se ha realizado un estudio sobre la realidad socioeconómica de estos municipios? ¿Cuántas empresas han cerrado y de qué sectores en los últimos 10 años? ¿Qué tipo de puestos de trabajo se han perdido? ¿Desde el gobierno autonómico se ha creado un plan estratégico de protección de la población humana del Parque Nacional Monfragüe?

Desde la perspectiva ecologista tenemos nuestro propio análisis de la realidad. La intensificación de la gestión cinegética es la que propicia, en buena medida, mediante sueltas, alimentación suplementaria o instalaciones de vallados cinegéticos, una sobrepoblación excesiva de una parte de esas especies con sus consecuentes efectos secundarios. Y por otra parte, no está de más recordar que la sentencia del Tribunal Supremo sobre el decreto de especies invasoras dictamina que la caza nunca va a ser eficaz para controlar lo que es el objeto sustancial de su actividad, pues lo que le interesa es que haya siempre animales sobre los que ejercer tal actividad y, en su caso, obtener unos beneficios económicos. “Está en la naturaleza de las cosas que la caza y la pesca, lejos de servir a los fines de erradicación de las especies catalogadas (como son las exóticas y las invasoras), más bien determinan su mantenimiento indefinido, cuando no la agravación, del status quo actual, dificultando (si no haciendo imposible) su erradicación, que es un objetivo inequívoco de la LPNB“.

Si aplicamos una perspectiva histórica, debemos decir que hasta la fecha no consta que la caza haya servido para controlar adecuadamente ninguna población cinegética

La caza deportiva y de ocio realizada por humanos es opuesta a la caza realizada por los depredadores naturales. Los cazadores no eligen a las presas enfermas o los ejemplares más débiles, tal como hace un depredador, sino que buscan ejemplares que consideran trofeos, por lo que su intervención de por sí descompensa el ecosistema.

Si aplicamos una perspectiva histórica, debemos decir que hasta la fecha no consta que la caza haya servido para controlar adecuadamente ninguna población cinegética, aunque sí ha logrado llevar casi a la extinción a especies depredadoras que el sector considera sus competidores. Caso concreto, nuestro querido lobo.

En lo que respecta a la realidad socioeconómica de los municipios del parque debemos tener claro que la caza limita el acceso de paso a quienes no somos cazadoras, lo que va en detrimento de las otras formas de acercamiento a la naturaleza que se centran más en la observación y admiración.

Señoras y señores, el argumentario cinegético se desmonta por sí mismo. Tal vez si hubiesen argumentado con honestidad y no con falsa ciencia al menos podríamos haberles otorgado el mérito a la sinceridad. Nos podrían haber deleitado con una argumentación básica, que he escuchado en ocasiones, como por ejemplo, que “es un buen entretenimiento para el fin de semana”, que “nos gusta hacer negocios mientras cazamos”, que “no hay nada como las borracheras matutinas”, “la estética va conmigo”, “es lo único que me hace parecer un señorito aunque no lo sea”. Se me ocurren tantas argumentaciones sinceras al margen de la superpoblación, de la despoblación, del paro… Pero como esas molestan e indignan, mejor las revestimos de estudio científico, que se lleva, parece irrefutable y encima supera la lucha de clases. Magnífico. Una narrativa fantástica para una actividad en decadencia moral.”

Comentarios cerrados.